contacto@criandounidos.cl | Llámanos: +56942807186
Criando Unidos

EDUCACIÓN EMOCIONAL

¿Qué es EDUCACIÓN EMOCIONAL?



Hoy en día, el ritmo de los tiempos -y de una pandemia mundial- nos exige rendir, cumplir, reprimir y responder en función de los parámetros y criterios sociales externos, enfocados en el exitismo y el cumplimiento de tareas, dejando totalmente de lado el sentir, expresar, detenernos y observarnos, reconocernos. Al mismo tiempo, cuando nos autorizamos a sentir, sentimos y vivimos las emociones como algo muy intenso, sintiendo con mayor frecuencia ansiedad, soledad, estrés, rabia y temor, sin tener claras las razones, nos dejamos llevar en este piloto automático, dejando de lado lo que nos pasa y llegando al extremo de somatizar. Con ello, recurrimos a especialistas en busca de soluciones y alternativas que nos hagan sentir mejor, sentir "cosas agradables" lo antes posible con el objetivo de poder seguir rindiendo y cumpliendo.

¿Cómo podemos vivir en este mundo de manera sana e integrada?

Cuando se habla de educación emocional, normalmente se asocia a las emociones y cómo ellas afectan o influyen en la conducta de los seres humanos. Sin embargo, la educación emocional tiene muchas más gamas, colores y niveles que pueden trabajarse, lo que la convierte en una temática apasionante.

Primero, se puede separar lo que es “educación”, que inmediatamente habla de que es un proceso dinámico y gradual que tiene un propósito educativo de aprendizaje.

Segundo, cuando se habla de “emocional” se entiende que dicho proceso tiene relación con las emociones, en tanto son energía dinámica que fluye y varía y que, por lo tanto, se pueden experimentar de diversas formas.

Por otra parte, es necesario mencionar que existen tantos autores como definiciones de emociones y que, por ende, ofrecemos la definición de educación emocional que nos hace más sentido, así como una propuesta consecuente con dicha definición:

“Es el proceso mediante el cual se desarrolla la conciencia de la experiencia emocional (como experiencia propia, íntima y única) y la comprensión emocional (como vinculación con la experiencia emocional de otro).” Juan Casassus

A partir de lo anterior, es posible dar cuenta que la Educación Emocional es un proceso activo de desarrollo humano integral que tiende al aprendizaje sistémico de los propios procesos emocionales y de los ajenos.

Entendiendo que las emociones entregan información y cumplen una función, la educación emocional entonces, es clave para el desarrollo de la niñez tanto en los espacios cotidianos de crianza como en los espacios educativos formales. Es necesario que niños, niñas y jóvenes participen activamente en los procesos de educación emocional con el objetivo de conocerse, reconocer emociones en los otros, gestionarlas y respetarlas de forma sana y asertiva.

Metodología

Desde Criando Unidos, la Educación Emocional no sólo se estudia o enseña, sino que se aprende, incorpora y desarrolla de manera personal e íntima.

Nos interesa principalmente la coherencia entre la teoría y la práctica, lo que quiere decir, que al trabajar o relacionarnos con la niñez, no sirve “educar emocionalmente” a los niños y niñas, si nosotros como adultos no somos capaces de reconocer y gestionar nuestras propias emociones.

Así como Humberto Maturana plantea que “todo lo dicho es dicho por alguien”, también creemos que “todo lo sentido es sentido por alguien”, lo que con mayor razón nos impulsa a generar estrategias de autoobservación para ser consecuentes y consistentes con lo que educamos.

En otras palabras, la educación emocional parte por sí mismo para así poder integrar los aprendizajes y ser consecuente al relacionarnos con otros.

Beneficios

Los beneficios que entrega la Educación Emocional están comprobados científicamente a través de investigaciones realizadas en el ámbito de las neurociencias, concluyendo que:

Facilita la identificación, regulación y gestión asertiva de las emociones.

Desarrolla la capacidad empática y compasiva frente a las emociones propias y de otros.

Promueve competencias socioemocionales para una mejor convivencia.

Fomenta habilidades de resolución de conflictos y superación de la adversidad, generando factores protectores para la resiliencia.

Favorece la sintonización y conexión con otros a través de la comunicación emocional generando vínculos significativos y encuentro auténticos.

Fortalece el autoconcepto, el respeto, la compasión y la autoestima.

Favorece la salud mental y la homeostasis, al poder reconocer lo que nos pasa y les pasa a otros, podemos tomar decisiones más integradas, reflexionar y aprender de lo sucedido.

Permite el desarrollo integrado y sano de la heteroregulación, coregulación y autoregulación, siempre bajo el planteamiento de la autonomía progresiva, la crianza respetuosa y la parentalidad consciente.

En síntesis, la educación emocional es un proceso de toda la vida y consiste en sentir y gestionar las emociones propias y de otros de una forma sana, aprendiendo constantemente de cada experiencia y enfrentando los vaivenes de la vida de una forma más compasiva y resiliente.

Sé el primero en recibir nuestras novedades